lunes, 16 de marzo de 2015

Antonio Silván, candidato del PP a la Alcaldía de León

IU quiere dar la bienvenida a Antonio Silván como candidato del PP a la Alcaldía de León. Bienvenida porque lo cortés no quita lo valiente y porque deja bien claro el momento político que vive el Ayuntamiento de León. Lo primero porque deslegitima una gestión mediocre de Emilio Gutiérrez. Que no ha cumplido ni por casualidad su programa electoral y ha decidido dejar que Cristóbal Montoro y Tomás Villanueva ejerzan de recortadores municipales como auténticos alcaldes "solidarios" del ayuntamiento de León. Cuatro años perdidos en un suma y sigue de 30 que tan solo han convertido al ayuntamiento de León en la sucursal de los intereses caprichosos del PP y el PSOE y en un apéndice de los intereses económicos ligados al ladrillo y la privatización de servicios que han venido arruinando la ciudad. Lo segundo porque han permitido recolocar en la provincia a un delfín fracasado de Juan Vicente Herrera. Conocido por sus fracasos, los juicios constantes perdidos por las ilegalidades perpetradas contra el medio ambiente y por ser el Consejero de Fomento que menos obras ha reivindicado y ejecutado de toda la historia de la Comunidad Autónoma. Sus últimas declaraciones dejan claro que es un candidato de imagen pero sin contenido, que no conoce la realidad leonesa, ni le interesa, que propone a golpe de titular de prensa y, lo peor, se limita a justificar los hachazos del Ministerio de Fomento en materia de Infraestructuras. Lo mejor que puede pasarle al Ayuntamiento de León es la desaparición del PP de la Alcaldía. Antonio Silván, como Jose Antonio Díez, viven en un modelo político caduco, centrado en la reivindicación de futuras inauguraciones, y que poco les importa que el gran proyecto pendiente para la ciudad de León es cada leonés y leonesa que no tiene trabajo, que viven de la pensión de sus abuelos, de las 8000 familias sin ingresos, de los más de 15.000 parados y paradas, de las personas que deben vivir con 700 euros incluso teniendo trabajos, de la juventud que huye porque no hay futuro ninguno. Ese es el León que olvidan PP y PSOE. Los baches, el mobiliario urbano y la iluminación en los barrios son un síntoma de la dejadez, el abandono y la ruina acumulada por la gestión del bipartito imperfecto junto a la UPL en León. La enfermedad es muco más profunda, es la negativa absoluta de defender a la población leonesa, a las personas, por parte de sus administraciones. Un 35% de la ciudad en el umbral de la pobreza y sin apenas políticas sociales, y ninguna iniciativa para crear empleo, es el drama diario que vemos y vivimos quienes estamos en la calle todos los días. Definitivamente, IU da la bienvenida a Antonio Silván, pero para decirle adiós y liberarle del estorbo de la alcaldía de León. Él llega a la ciudad para controlar el PP provincial, el resto poco interesa, lo han demostrado. Pues que se dedique a su partido pero que no haga más daño a cada leonés y leonesa que sufre sus vínculos con empresarios y empresas sin escrúpulos, que derriban edificios reduciendo su nivel de protección, como viene pasando en León las últimas semanas, hacen negocio a costa de hundir las vidas de la gente y esperan seguir chupando la sangre del cuerpo moribundo del Consistorio leonés en buena vecindad con el PSOE. Apostamos por romper este cordón umbilical mortal para sustituirlo por otro que nutra de democracia a León junto a las víctimas de estas políticas del pasado y centre las políticas locales en el gran proyecto pendiente para la ciudad de León y que nadie reivindica: LAS PERSONAS QUE VIVEN EN LOS BARRIOS, TRABAJAN, ESTÁN EN PARO O NO TIENEN SERVICIOS PÚBLICOS DE LA CIUDAD, PERO TAMBIÉN EL PEQUEÑO COMERCIO OBLIGADO A MALVIVIR O CERRAR. Esta es la gran prioridad que defendemos y esperamos poder llevar a cabo. Porque va siendo hora. Santi Ordóñez. Coordinador Provincial y Ganador de las Primarias Locales de IU León

0 comentarios:

IU León en Facebook

Seguir por email

Seguidores

Archivo del blog

Search

Cargando...

ADMINISTRAR

Con la tecnología de Blogger.