sábado, 5 de octubre de 2013

RESOLUCION AREA DE LA MUJER E IGUALDAD DE IU LEON

RESOLUCION AREA DE LA MUJER E IGUALDAD DE IU LEON
En Castilla y León, al igual que en España, vivimos momentos políticos de extrema gravedad y muy críticos por la cantidad e importancia de las áreas sociales que se ven afectadas de modo muy negativo. Se hace más patente que nunca la necesidad de plantear sin reservas una alternativa feminista a los problemas que hoy planean en mayor o menor medida sobre nuestra Comunidad Autónoma y nuestro país. Una alternativa que ponga la igualdad como ingrediente esencial y transversal a todas las propuestas de solución que se planteen en cualquiera de las áreas de intervención política.
La crisis económica que vivimos confirma el fracaso de un modelo de crecimiento desequilibrado, a la vez que proporciona la oportunidad histórica de revertirlo. Para ello se necesita la contribución de todas las personas, además de una redistribución equitativa de todos los recursos. No es este el planteamiento de los gobiernos y organismos internacionales cuyas prioridades son otras, lo que impide afrontar correctamente los graves problemas que nos atenazan.
El análisis de las crisis económicas desde un enfoque de género revela varias pautas que advierten también en la crisis actual: la salida de la crisis pasa siempre por una mayor carga de trabajo (sobre todo no remunerado) para las mujeres, una recuperación más lenta y mayor precariedad del empleo femenino, todo ello en un contexto general de repliegues sustanciales en materia de igualdad en todos los ámbitos sociales y de convivencia. Detener la reproducción de estas pautas dependerá en gran medida de la perspectiva que adopten las decisiones políticas. Las propuestas que cabe plantear desde IU conforme  a nuestros postulados políticos deben plantar cara a las decisiones políticas neoliberales y patriarcales que caracterizan a los gobiernos actuales en Castilla y León, en España y en Europa.
No podemos permitir que la salida de la crisis se plantee al margen de las mujeres. Quienes compartan esa idea deben someterse al cumplimiento inexcusable de unos principios políticos básicos en materia de igualdad. Por ello proponemos:
1.- Derechos Políticos y Democracia Paritaria
  • Leyes y medidas políticas que busquen la igualdad efectiva y con un enfoque integral, incluyendo la paridad (50/50) en el órganos colegiados de poder y de toma de decisiones, facilitando el acceso de mujeres y hombres al trabajo en igualdad de condiciones, eliminando las diferencias salariales, potenciando el acceso en igualdad a la cultura, a la educación en todos sus niveles y especialidades, eliminando el sexismo de los medios de comunicación y proporcionando recursos materiales para la autonomía de las mujeres.
  • Desarrollo de medidas y educación para la paz y la resolución pacífica de conflictos, lo que supone también un rechazo explicito a la guerra, a intervenciones militares, al comercio de armas y a cualquier organismo o institución al servicio de esas actividades.
  • Plantear a los principales órganos representativos de la Comunidad y de cada municipio una Declaración que incluya el reconocimiento de la discriminación histórica hacia las mujeres y los múltiples agravios derivados, con petición formal de perdón por ello y la rúbrica de un compromiso para erradicarla en todos los órdenes y ámbitos de la sociedad. Además de una cuestión ética, se trata de dar cumplimiento efectivo a una larga serie de normas que hacen referencia a derechos, libertades e igualdad sin distinción de sexo, comenzando por la Declaración de los Derechos Humanos aprobada en 1948 por la ONU, que también recordó recientemente que “El ejercicio de los derechos humanos no puede subordinarse a la aplicación de las políticas de ajuste estructural y las reformas económicas emprendidas a causa de la deuda”.
  • Implantación en todos los currículos educativos de todos los ciclos de enseñanza obligatoria de una asignatura para la educación en Derechos Humanos y ciudadanía democrática. Con ello se daría cumplimiento a las disposiciones de la ONU y del Consejo de Europa que lo proponen a todos los gobiernos y más aún a quienes lo han apoyado como es el caso de España, aunque hasta hoy no se haya cumplido realmente ese objetivo.
3.- Derechos Sociales y Económicos
  • La crisis provocada por el sistema capitalista ataca directamente las condiciones de vida de las personas y entre la población más vulnerable se encuentran las mujeres. Por ello la independencia económica, la estabilidad laboral, la igualdad salarial, tienen hoy más sentido, si cabe, para hacer frente a los recortes en derechos conseguidos y seguir luchando todas las reivindicaciones aún no satisfechas de mujeres.
  • Las medidas neoliberales que se vienen adoptando frente a la crisis están agravando las desigualdades entre sectores de población y, por supuesto, entre mujeres y hombres. Debemos apostar por inversión pública en infraestructuras sociales, convertir el derecho constitucional al empleo en un pilar fundamental de las políticas, desarrollar medidas  para acabar con la brecha salarial y con la precarización de los sectores más feminizados, así como con  la involución hacia los roles tradicionales que implican aislar a la mujer en las responsabilidades del hogar.
  • Debemos generar unos sistemas públicos de calidad y que además garanticen empleos dignos. Frente a la doctrina y la praxis neoliberal, los presupuestos públicos deben ampliarse para la consecución de objetivos básicos que benefician a toda la sociedad, entre los que se encuentra la igualdad entre mujeres y hombres, derogando la división sexual del trabajo aún vigente.

4.- Erradicación de la violencia de género y la exclusión social:
  • Leyes y medidas contra la violencia de género, que analicen la estructura patriarcal de la sociedad y aporten soluciones integrales aplicables a todos los sectores y ámbitos sociales, públicos y privados, donde se detecte violencia contra las mujeres en cualquiera de sus formas y de modo real o simbólico. Es imprescindible abordar de una vez la raíz del problema con medidas de prevención de la violencia y educación en la igualdad, completadas con un sistema eficaz de sanciones para las conductas discriminatorias y violentas hacia las mujeres, además de intervención y seguimiento para los agresores.
  • Leyes que definan y penalicen la apología del machismo, la discriminación o la violencia sobre las mujeres, estableciendo agravante para cargos públicos.
  • Políticas de inmigración que tengan en cuenta la discriminación agregada que sufren las mujeres inmigrantes, lo que requiere medidas orientadas hacia la acogida e integración en lugar de las actuales que favorecen su expulsión.
5.- Derechos Sexuales y Reproductivos
  • Exigimos el derecho de asilo y protección para las mujeres que son o pueden ser víctimas de violencia sexual o prácticas culturales violentas.
  • Establecer una normativa sobre interrupción voluntaria del embarazo, basada en la libre elección de las mujeres y garantizando sus derechos sexuales y reproductivos.
  • Leyes y medidas políticas que acaben con la explotación sexual y que proporcionen a las mujeres prostituidas medios y cauces públicos suficientes para su integración. A ello se  debe añadir una normativa que persiga y penalice por un lado el proxenetismo y las redes de trata en todas sus formas, y por otro a los prostituidores e intemediarios que fomentan y obtienen beneficios con la prostitución.
6.- Propuestas para la igualdad entre hombres y mujeres

  • Leyes y medidas que desarrollen un Estado laico, donde la igualdad entre mujeres y hombres no esté supeditada a ninguna confesión religiosa.
  • Leyes y medidas políticas para favorecer la corresponsabilidad real en el ámbito doméstico y familiar, estableciendo los medios y cauces necesarios para poder llegar a acuerdos mutuamente aceptados para atender, compartir, y educar a las hijas y los hijos, en casos de divorcio y/o separación de los progenitores.
  • Establecimiento de permisos parentales iguales e intransferibles de nacimiento y adopción para favorecer de un lado la conciliación y la corresponsabilidad en la crianza, y de otro la igualdad de condiciones de mujeres y hombres en el mercado laboral.
  • Desarrollo de medidas y programas que impliquen a los hombres en la responsabilidad del respeto y la defensa de la igualdad como principio esencial político y de convivencia.

0 comentarios:

IU León en Facebook

Seguir por email

Seguidores

Archivo del blog

ADMINISTRAR

Con la tecnología de Blogger.