sábado, 5 de octubre de 2013

RESOLUCION IU LEON AREA DE JUVENTUD

LOS DERECHOS DE LOS JÓVENES

Las políticas de derechas, asumidas por los autodenominados socialdemócratas, llevadas a cabo en toda Europa y representadas en España primeramente por el PSOE y continuadas y endurecidas por el PP, están llevando a la juventud a una situación de extrema precariedad tanto en el ámbito laboral como en el educativo, los dos campos que más afectan a este sector.

Estas políticas, realizadas de manera totalmente consciente tanto por los sucesivos gobiernos de este país como por el PP de CyL, pretenden desplazar a la juventud a un tercer plano, detrás de los mercados y la banca, olvidándose de que son ellos/as el futuro de esta sociedad y obviando sus derechos más fundamentales, que una vez tras otra, han sido vulnerados y pisoteados.

Las reformas laborales de PSOE y PP ponen a la juventud en una situación de desamparo frente a la precariedad, ofreciéndose ésta como única visión de futuro. El último varapalo, el de la reforma de la ley de contratación perpetrada por la patronal en connivencia con el régimen. Esta ley, sumada a la falta de opciones laborales, la carencia de prestaciones y los salarios de subsistencia, nos deja en la más absoluta indefensión, siendo la nuestra la primera generación que vive peor que sus padres.

En CyL se nos suma el problema de la despoblación y el envejecimiento. Tenemos una comunidad donde la juventud se marcha por la falta de oportunidades y los mayores se quedan sin prestaciones sociales. Queremos señalar que el problema de la despoblación no es casualidad sino el fruto de una forma de hacer política. Somos ya la segunda comunidad Autónoma con las matrículas universitarias más caras de España como consecuencia de la subida de un 42% en dos años, no hay ningún tipo de ayuda pública para el alquiler de vivienda, el ecyl es un instrumento totalmente inútil por su abandono por parte del Gobierno regional con lo que ello conlleva; la falta de un futuro laboral para los jóvenes y la necesidad de abandonar la comunidad en busca de las oportunidades que este gobierno regional nos niega.

Además de todo esto, cabe destacar la mala política rural llevada a cabo por estos gobiernos, que no han fomentado la iniciativa de la juventud en el medio rural y comarcas mineras sólo han favorecido a las grandes explotaciones acabando con cualquier forma de empleo autónomo, de manera que la juventud se ha visto obligada a emigrar, favoreciendo la despoblación de los pequeños núcleos y creando un desierto demográfico. En CyL, estas políticas agravan la situación de la mujer del medio rural, dejándola con pocas alternativas de futuro que la permitan permanecer en su pueblo sin abocarla a la tarea reproductiva y de cuidado del hogar. Como colofón, al problema de la destrucción de sectores básicos para el empleo se suma también el cierre de escuelas rurales condenando a muerte a nuestros pueblos.

El modelo educativo español, impuesto con los pactos del bipartidismo vendido a los mercados, heredero de una sociedad industrial y capitalista, trata desde la infancia al estudiantado como componente de una cadena de montaje en la que no se tratan las necesidades individuales de los mismos.

No se tienen en cuenta, además, las habilidades y motivaciones de cada individuo, que siendo estimuladas permitirían un mayor y mejor desarrollo personal y profesional, en contraposición al modelo altamente desmotivador de la educación actual, que conduce a nuestros jóvenes a la frustración y al abandono escolar.

Desde Izquierda Unida defendemos un modelo educativo más cercano a las necesidades del alumnado, mermando las ratios de estudiantes por aula, así como aumentando el número de profesionales de apoyo, para que los/as alumnos/as con necesidades educativas especiales no estén condenados al fracaso escolar, con la consecuente frustración y marginación.

Además, seguiremos defendiendo expulsar de las escuelas toda señal religiosa garantizando el cumplimiento de la aconfesionalidad del Estado que recoge la Constitución Española, así como retirar los conciertos privados.

Por otra parte, también nos enfrentamos al repago en la Formación Profesional, que va en contra de las afirmaciones de quien ha impuesto esta medida, aludiendo que España tiene déficit de técnicos/as. Debemos defender, por tanto, esta etapa educativa, dándole el prestigio y la importancia que se merece.

La universidad se enfrenta también a este repago, que cuenta con el beneplácito, nuevamente, del PP y el PSOE plasmado en la Estrategia Universidad 2015, que recoge la obligación de autofinanciación de las universidades, basada en la inversión privada. Para ello se recurre a una subida sistemática del precio de las matrículas, cargando el esfuerzo económico sobre el eslabón más débil, los estudiantes, además de cediendo poder dentro de la universidad a la empresa privada a cambio de una financiación que debería proceder del Estado, a través de la recaudación de impuestos a estas mismas empresas.

Por todo ello, los/as Jóvenes de Izquierda Unida queremos trabajar por una educación pública, laica y de calidad, y reivindicar el no repago de la misma en ninguna de sus etapas, puesto que consideramos que la educación es financiada por todos mediante los impuestos.

En este sentido, desde Izquierda Unida se debe defender un sistema educativo accesible a todos/as y que eduque en igualdad de condiciones mediante un sistema de becas no orientado a la excelencia, sino a garantizar la igualdad de oportunidades, teniendo en cuenta las circunstancias personales de cada alumno/a. Por esto también mostramos nuestro rechazo a la implantación del distrito único recogida en la LOMCE que, manipulando el concepto de libertad de elección de la ciudadanía, pretende convertirnos en consumidores/as y no en usuarios/as de la educación. Mientras, socava el prestigio de los centros públicos en pro de los privados y concertados y crea un abismo entre las clases sociales más humildes y las más pudientes.

Como se decía anteriormente se ha atacado directamente el escaso listado de derechos de la juventud, reduciéndolo a la mínima expresión. Por ello, desde Izquierda Unida consideramos que se debe seguir defendiendo:

a)      Aborto libre y gratuito, estableciendo la edad mínima para abortar sin consentimiento paterno los 16 años, teniendo en cuenta con ello las diferentes situaciones familiares en las que una menor pueda hallarse. No consentiremos que nadie que no sea la propia mujer, decida sobre su cuerpo.

b)      Transporte público asequible y funcional que posibilite un desplazamiento efectivo, teniendo en cuenta las necesidades de los/as jóvenes.

c)      Convocatorias de acceso al empleo público, renovando las plantillas, garantizando el relevo generacional y dando salida a la juventud.

d)      Derecho a emprender cualquier tipo de proyecto vital posibilitando la emancipación de los/as jóvenes mediante un parque de viviendas público y accesible a todos/as, y un empleo de calidad y bien remunerado desde el momento en que un/a joven se convierte en un/a trabajador/a.



Desde Izquierda Unida, consideramos a la Juventud como la vanguardia de la lucha por el cambio y, por ello, creemos que no se debe hacer ningún tipo de concesión en materia de juventud, en derechos que ya fueron ganados por las generaciones anteriores y que seguiremos defendiendo.

0 comentarios:

IU León en Facebook

Seguir por email

Seguidores

Archivo del blog

ADMINISTRAR

Con la tecnología de Blogger.