miércoles, 21 de agosto de 2013

IU y el Bachillerato de Investigación/Excelencia

IZQUIERDA UNIDA rechaza la creación, por la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, de Programas de “Bachillerato de Investigación/Excelencia”  y que en León se ofertará en el IES 'Claudio Sánchez Albornoz'. Rechazamos estos programas porque suponen volver a una escuela selectiva y segregadora, que instaura una concepción no democrática de la educación y se produce por un enfoque ideológico nefasto para la educación y la sociedad. La selección del alumnado en cualquiera de sus formas romperá el equilibrio social y la cohesión social, convirtiendo la educación en una lucha por el privilegio de la distinción.
Asistimos a una prueba más de que el PP y sus gobiernos confunden educación con segregación y enmascaran su elitismo excluyente con el nombre de excelencia. Confunde la Junta de Castilla y León excelencia con segregación y la educación con el cuidado de las castas de una inteligencia mal entendida, que aboga por la élite y olvida los valores de la pluralidad, la cooperación y solidaridad entre las distintas habilidades de las distintas personas y su ejercicio en un espacio de diversidad. Izquierda Unida está en profundo desacuerdo con la segregación del alumnado en función de sus teóricos niveles académicos, un modelo educativo profundamente elitista que ha fracasado ya en todos los países que han intentado imponerlo.
La obligación de la Consejería de Educación es garantizar el éxito escolar a todos los alumnos pero las políticas educativas del Partido Popular están abandonando, como consecuencia de los recortes en el presupuesto de educación, a aquellos que tienen más necesidades. Resulta clarificador e indignante que quienes más han degradado la educación pública de nuestro país, y de nuestra comunidad, propongan ahora medidas de concepción elitista y no democrática de la educación. Los mismos que recortan las becas, exigiendo a los alumnos de primer curso de Bachillerato haber obtenido una nota media de 5,5 en la ESO para tener derecho a una beca, sean los que ahora proponen programas de atención especial para los que tienen mejores resultados.

La responsabilidad del gobierno de la comunidad obligaría a poner en marcha las medidas compensatorias educativas que están necesitando tanto los centros educativos como el alumnado con dificultades educativas. El gobierno de la Junta de Castilla y León debería intervenir sobre la escolarización para evitar la acumulación de alumnado con necesidades de compensación, sobre la organización de los centros para aumentar su autonomía pedagógica y organizativa para adecuarse a las características y necesidades del alumnado y las comunidades sociales del entorno, sobre la ratio para evitar aulas masificadas y poder desarrollar auténticos procesos de enseñanza personalizados y adaptados a las necesidades y características de todo el alumnado, sobre los perfiles profesionales reforzando los equipos y departamentos de orientación e incorporando nuevos profesionales de intervención social, como educadores sociales, trabajadores sociocomunitarios, mediadores interculturales, etc., sobre el profesorado aumentando el número de profesores y profesoras para poder atender a la diversidad.

No podemos aceptar que la apuesta del PP sea por los alumnos con mejores resultados académicos cuando los presupuestos generales de Castilla y León para el año 2012 bajaron, en relación con el año anterior, en Educación un 7,1%, siendo los que más bajaron dentro de las prestaciones de bienes de carácter preferente incluidas en el gasto social; y en los presupuestos de 2013 asistimos a un nuevo y bochornoso recorte en enseñanza del 7,68%, lo que supuso una reducción de unos 150 millones de euros añadidos al 7,1 % menos del presupuesto anterior. Estos recortes se han materializado en reducción de la contratación de profesorado, aumento de la ratio, sustitución de profesores únicamente cuando hayan transcurrido diez días lectivos desde la baja, limitaciones para impartir Programas de Diversificación, impedimentos para garantizar en los centros rurales la oferta completa de las distintas modalidades de bachillerato.

Resulta irritante que ahora que se extiende este nuevo programa de “Bachillerato de Investigación/Excelencia” veamos también cómo se reducen o desaparecen de los centros algunos programas educativos específicos, como compensatoria, diversificación o programas de cualificación profesional inicial, destinados a combatir el fracaso escolar y atender a los alumnos con mayores dificultades de aprendizaje, como inmigrantes, hijos de familias desestructuradas, discapacitados, etc. Alumnos estos que se verán obligados a abandonar el sistema o a incorporarse al grupo general, dificultando así su proceso de aprendizaje.

Allí donde se ha iniciado un proceso de desmantelamiento de la Educación Pública se nos anuncia ahora la creación de un programa, de claro componente discriminatorio, especial para alumnos con menos dificultades académicas, lo que denunciamos como un mecanismo para distraer a la ciudadanía del grave deterioro que los sucesivos recortes han provocado en la Educación en la Comunidad de Castilla y León: reducción del cupo de profesores y especialistas, escasez de medios técnicos y materiales, recortes en el presupuesto de los centros, privatización en aumento, etc, etc.

Más inversión en educación y más inversión en los centros y para los alumnos que más lo necesitan es lo que debe presidir una política educativa justa. Si, por ejemplo, uno de los rasgos específicos de este nuevo programa de bachillerato es que se potencia el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) la pregunta que nos hacemos es ¿por qué no se hace lo mismo para todo el alumnado? ¿Por qué no se abren vías de colaboración institucional que enriquezcan la formación de todo el alumnado y no sólo la de unos pocos? Denunciamos, por tanto, cualquier forma de segregación educativa y exigimos que se dote a todos los centros de los recursos suficientes y las medidas adecuadas para que todos ellos ofrezcan la máxima calidad y las mejores oportunidades de cara a que todo el alumnado pueda recibir la mejor educación.

Desde Izquierda Unida  exigimos la paralización inmediata de estos programas de “Bachillerato de Investigación/Excelencia” y proponemos un modelo educativo que favorezca el éxito escolar de todo el alumnado y no sólo de unos pocos, impulsando cambios curriculares, metodológicos y organizativos que permitan dar una mejor respuesta a la diversidad del alumnado, especialmente a quienes tienen más dificultades, y que a su vez beneficien a todos y todas, fomentando desarrollos curriculares con enfoques interculturales e inclusivos, que incorporen nuevos perfiles profesionales en la escuela -de educación social, trabajo social, mediación intercultural, etc.-, extendiendo y potenciando los Programas de Refuerzo, Orientación y Apoyo a todos los centros públicos.



José Antonio Alegre López (Coordinador del Área de Educación de IU León)

0 comentarios:

IU León en Facebook

Seguir por email

Seguidores

Archivo del blog

Search

Cargando...

ADMINISTRAR

Con la tecnología de Blogger.