lunes, 19 de agosto de 2013

Otra política de para asegurar la sanidad animal

I.U. recuerda a los veterinarios de la Junta de Castilla y León la frase recogida en su escudo: “Higia pecoris salus populi”  “La sanidad del ganado, la salud del pueblo”

Los programas de control y erradicación de las enfermedades zoonósicas: brucelosis y tuberculosis que se transmiten al hombre, (saneamiento ganadero). Se debiera de desarrollar mediante un Operativo veterinario público conformado por los Servicios Oficiales de la Comunidad en estrecha colaboración con los ganaderos desde las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganaderas (A.D.S.G.)

IU reitera que darle a una empresa privada el saneamiento animal, con intereses directos en el sector, resta fiabilidad a la campaña de muestreo, sin ser demasiado duros en la valoración.

Las movilizaciones recientes y las denuncias alrededor de los resultados de la campaña de saneamiento animal dejan en evidencia que la gestión pública y neutral no es lo único que debe cambiar. Empezando por acabar con la falta de transparencia que rodea a los datos reales de la situación de la cabaña ganadera y los efectos de estas enfermedades sobre ella.

Primero dejar claro que no existen alternativas al sacrificio de las cabezas de ganado portadoras de estas enfermedades. La Brucelosis y la tuberculosis deben erradicarse o de no ser así controlarse. Dado que estamos ante un problema de salud pública otra política puede ser peligrosa para los consumidores y en especial para los trabajadores del sector “enfermedades profesionales”.

Pero únicamente el muestreo y sacrificio no es suficiente. Campañas formativas y de concienciación entre los ganaderos, incorporar encuestas epidemiológicas exhaustivas y tomar medidas de bioseguridad estricta es imprescindible, pero necesitan acompañamiento presupuestario.

. En cuanto a la Tuberculosis si es necesario evitar los falsos positivos. La paratuberculosis y la tuberculosis aviar no pasan al hombre y por este motivo es necesario ir más allá de la meras pruebas diagnósticas de campo.

En el caso de la Brucelosis tan solo la prevención y medidas de bioseguridad son una respuesta adecuada, recordar el peligro de la vacunas vivas contra la Brucelosis que algunos reivindican. Este tipo de vacunas provocan falsos positivos, pueden transmitir la enfermedad al hombre y provocar la generación de reservorios naturales de la enfermedad que la transmitiría a la naturaleza convirtiéndola en crónica, imposible de controlar.

IU propone ampliar la campaña a todo el año y complementarla con encuestas epidemiológicas, medidas de bioseguridad con apoyo de los propios ganaderos. Campañas formativas y de concienciación para estos mismos y aprobar partidas presupuestarias que aseguren el apoyo económico de la Junta a los ganaderos para asegurar la seguridad alimentaria y la salud pública en todas las ganaderías.

Las de carácter intensivo deben controlar roedores, insectos, animales sueltos y personas posibles portadores de estas enfermedades. Las extensivas son compatibles con los animales salvajes cinegéticos ó no, pero será necesario tomar medidas para mantener limpios los abrevaderos naturales y crear otros artificiales para evitar que vacas y ovejas deban recurrir a charcos para beber.

La campaña de saneamiento animal no puede ser tan dependiente de los agroseguros, que en el caso de pérdidas son compensadas con dinero público. Sus intereses privados son tan perjudiciales para el sector como EULEN a la hora de asegurar el saneamiento anima


Luís Miguel Nistal Tomé. Coordinador Provincial de Áreas de IU León

0 comentarios:

IU León en Facebook

Seguir por email

Seguidores

Archivo del blog

ADMINISTRAR

Con la tecnología de Blogger.