lunes, 23 de enero de 2012

Así funciona la recaudación de la tasa del CTR tras su privatización.

IU considera que con Isabel Carrasco al frente de GERSUL la última ilegalidad sobre la tasa puede resumirse de este modo: de esos polvos vienen estos lodos.

La chapuza de privatizar la recaudación de una tasa provocada por la aceptación de una deuda con Legio VII, que es ilegal y duplica de por si los costes de recogida y tratamiento en muchas localidades, ahora nos demuestra hasta que punto la gestión privada es cara e ineficaz.

La empresa que recauda la tasa de tratamiento de basuras nació de las deudas provocadas por la Junta de Castilla y León, se negó a pagar con los fondos europeos que se destinaban al Centro su construcción, esta decisión caciquil provocó que levantar el CTR se pagara a costa de los leoneses, en forma de presupuestos de la Diputación y los municipios de la provincia. Para terminar, la Diputación acepta las cuentas sin control de Regio VII y una deuda que jamás debió asumir. El resultado es un CTR que no trata la basura, es un pozo negro para la economía provincial y genera la aparición de una tasa ilegal para pagar su construcción y los caprichos de su gestor privado, en lugar de ser una fuente de riqueza y tejido productivo

Los intereses privados de Legio VII, mas el comportamiento de la Junta y la complicidad de la Diputación y algunos Ayuntamientos han provocado al existencia de una Tasa poco clara, ilegal y que pagamos todos y todas de nuestro bolsillo.

La duplicidad de recibos que se ha conocido esta semana, además, demuestra que los 300.000 euros que cuesta la empresa recaudadora sirven para cobrar igual de mal que la propia Casa y encima perdiendo dinero público. En algunos puntos de provincia se puede estar cobrando por tres veces la recogida y tratamiento de basuras y eso es responsabilidad directa de la lumbrera que decidió privatizar el servicio de recaudación de la tasa: Isabel Carrasco.

0 comentarios:

IU León en Facebook

Seguir por email

Seguidores

Archivo del blog

ADMINISTRAR

Con la tecnología de Blogger.