miércoles, 4 de septiembre de 2013

Contra la reforma energética y el impuesto al autoconsumo eléctrico

IU León denuncia que el nuevo impuesto para el autoconsumo de la energía provocará un nuevo foco de economía sumergida. La persecución a las personas que han apostado por producir su propia energía define que el PP no solo persigue al carbón nacional, su persecución de cualquiera que amenace el negocio de las eléctricas abarca desde las energías fósiles a las renovables y ahora también a quienes escapan a este mercado cautivo que debería estar nacionalizado desde hace años.

La reforma energética y las subidas que dictaran las empresas eléctricas al gobierno a partir de este momento se unen al Plan de cierre del carbón y ahora al impuesto por al autoconsumo de energía. Todo para defender un oligopolio que controla a todos los gobiernos y multiplicará sus beneficios a nuestra costa gracias a las últimas reformas del  PP.

Sírvanse unos datos para analizar el daño que el Ministro Soria está haciendo a la autonomía energética de España. Primero han sido los mineros, ahora quienes pretenden ahorrar energía fuera del control de las eléctricas.

La reforma del sector eléctrico que ha llevado a cabo el Ejecutivo penaliza la generación a través de placas solares y otras tecnologías renovables para consumo propio.
El impuesto (peaje de respaldo) que introduce el Real Decreto al autoconsumo y la subida de los costes fijos en el recibo de la luz disparan los plazos de amortización de las instalaciones para producción y consumo de energía propia.
El autoconsumo a través de instalaciones fotovoltaicas (los paneles solares), pequeña y mediana eólica y otras tecnologías será una solución menos rentable para rebajar el coste que pagan los usuarios en la factura de la luz tras la reforma energética del gobierno. Las nuevas condiciones para el sector eléctrico contemplan un impuesto -peaje de respaldo- que tendrán que pagar los productores de electricidad para consumo propio.
Con el nuevo reparto de costes de la factura de la luz, que sube en la parte fija y baja en la variable, se penaliza directamente la eficiencia energética. El consumidor preocupado por no gastar mucha electricidad ya no ahorrará tanto en su recibo. Esta nueva medida anunciada por el Ministerio de Industria que castiga el ahorro contrasta con otro Real Decreto, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios y que obliga a pasar una serie de requisitos a los propietarios de las viviendas para ahorrar energía.
Ante las constantes subidas en la factura de la luz de los últimos tiempos, más del 70% en seis años, muchas personas optaron por instalar en el techo de sus casas o de sus pequeños negocios placas solares que generaran electricidad y ahorrar parte de la factura. Ahora estos mismos usuarios están pensando muy seriamente en declararse insumisos o directamente desenfucharse de la red.
La nueva normativa y León no es ajena puede llevar a que muchos usuarios se sumerjan, es decir, hagan autoconsumo sin declararlo para así evitar el peaje de respaldo. El Gobierno ya ha contemplado esta posibilidad y obliga a que todos los usuarios de autoconsumo a través de fotovoltaica se inscriban en el registro oficial en el plazo de dos meses desde que entre en vigor el Real Decreto. De lo contrario, se enfrentarán al corte de suministro o sanciones que pueden llegar hasta los 30 millones de euros. Surge la duda de cómo se perseguirá el fraude en el sector ya que parece poco verosímil que se inspeccionen las casas en busca de instalaciones solares.
Esta manera de autoabastecimiento energético, además del beneficio evidente que produce en el bolsillo del usuario, genera una importante cantidad de efectos positivos que detalla la Plataforma para el impulso de la generación distribuida y el autoconsumo energético. No supone coste para el sistema eléctrico; consigue mayor eficiencia energética al evitar las pérdidas por transporte porque la energía se produce cerca de los puntos de consumo; disminuye el gasto en combustibles fósiles y la dependencia energética de España con el exterior; permite un ahorro a través de la reducción de emisiones de CO2 y logra canalizar el ahorro privado hacia una inversión local y próxima que beneficiaría a toda la sociedad.
Las asociaciones que apuestan por el autoconsumo aseguran que con la nueva regulación, todos estos beneficios se reducirán. El nuevo impuesto que se aplicará (peaje de respaldo) llevará a unos periodos de amortización de las instalaciones de autoconsumo mucho más elevados de lo que podían ser con la normativa anterior al Real Decreto anunciado por el Ejecutivo hace unas semanas. La Asociación para el ahorro y la eficiencia energética (ANAE) asegura que el periodo de amortización de una instalación ahora será de 17 años mientras que antes de la nueva regulación era de 5,7. 
Varias empresas de instalación y puesta en marcha de placas solares para autoconsumo, la tecnología más utilizada dentro de las renovables, aseguran que la desconfianza se ha extendido entre los clientes y algunos se han echado atrás después del anuncio del borrador del Real Decreto que anunció el Gobierno. “Hasta septiembre u octubre que entren en vigor las reformas definitivamente no podemos echar cuentas, ahora mismo el sector está parado y varios clientes interesados en el autoconsumo se han echado atrás después de conocer el nuevo panorama”. Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) considera que "el Gobierno legisla en contra de los auto consumidores de energía".
A toda la restricción en autoconsumo hay que sumar que se prohíbe el mix energético, es decir, no se pueden instalar simultáneamente dos tecnologías diferentes, por ejemplo, placas solares combinado con mini eólicos. 
UNEF, la principal asociación empresarial del sector, calcula que los hogares pagarán en torno a un 27% más de impuestos por consumir la energía propia que un usuario que la tome de la red convencional. Si la potencia contratada es mayor, como sucede en el caso de las industrias, las diferencias aumentan. El peaje de respaldo puede llegar a ser, en determinadas condiciones, hasta el 2360% más cara que si se consumiera de la red, lo que hace que un proyecto de autoconsumo en la industria sea completamente inviable ( Ver tabla). “Es que esto es como si alguien que tiene una huerta en su casa y planta sus tomates tuviera que pagar un impuesto por comérselos” comentan fuentes de UNEF.


Santiago Ordóñez González. Coordinador Provincial IU León.

0 comentarios:

IU León en Facebook

Seguir por email

Seguidores

Archivo del blog

ADMINISTRAR

Con la tecnología de Blogger.